No quiero esperar milagros, solo que las cosas pasen.


Esas noches, cuando tienes los pies fríos. Esas noches, que ni las mantas te calientan. Esas noches, cuando la única luz es la del flexo de tu habitación. Esas son las noches de Domingo. Y esas son las noches en las que me pongo nostálgica. Cuando me pregunto cómo coño ha podido cambiar todo tanto, y como de rápido se convirtieron las sonrisas en lágrimas. Son esas noches solitarias, en las que me planteo mi vida. Qué he hecho con ella, y qué coño voy a hacer con ella. 
Ya no sé ni lo que quiero. Tampoco sé lo que no quiero. No tengo claro ni mi pasado, ni mi presente, ni  mi futuro. No sé por qué hice las cosas que hice. No tengo claro por qué hago las cosas que hago, tampoco por qué soy como soy. Son las noches de Domingo cuando intento aclarar mi mente, cuando lloro en silencio y cuando hago memoria de mis recuerdos. 
No son noches bonitas. No son noches de amor. Son noches frías, solitarias y tristes. Odio los Domingos. Odio sus noches. 
Odio el mundo. Odio mi vida. Odio estar sola. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues si que te pones nostálgica, si. Amo tu blog! Besos de una seguidora :)

Anónimo dijo...

bear grylls messer
Look into my page : bear grylls messer

ByCherry dijo...

No sólo las noches de Domingos, pero entiendo el sentimiento. Esas dónde eres vulnerable a todo ¿no?

Muy buena entrada.
Besos
~ByCherry~

Isabella dijo...

Hola, soy nueva en blogger, me encanto esta entrada, me indentifiqué. Me encantaría que leas mi historia, besos x.